crossconnection

Contaminación por Conexión Cruzada

¿Imagina abrir la llave del agua y encontrar que sale contaminada con sangre, proveniente del cruce de su sistema de agua potable con un proceso de embalsamado de una funeraria cercana? ¿O tomar un baño donde el agua le cause laceraciones por contener hidróxido de sodio de una planta química contigua? ¿Quizá ver que el agua potable de su casa se contaminó por dejar una manguera dentro de una cubeta en que había plaguicida? Estos, aunque parezcan extremos, son casos reales de contaminación por conexión cruzada ocasionadas por un contraflujo, estando documentados por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos y son más comunes de lo que se piensa, especialmente en países donde no se toman las medidas tecnológicas para evitarlos.


La contaminación en sistemas de agua potable representa un riesgo grave a la salud humana por las enfermedades que puede provocar al tomar o preparar alimentos con el agua contaminada, así como daños cutáneos o de órganos al momento del baño, pudiendo tener consecuencias letales en un rango poblacional alto. Es sin duda un riesgo latente que el ciudadano no espera enfrentar. Existe una responsabilidad del Sector Público y de los Organismos Operadores de Agua e instaladores en el cuidado de sus funciones, así como el uso de tecnologías preventivas, para evitar cualquier tipo de contaminación en las líneas de agua potable.
La conexión cruzada es cualquier punto de contacto de materiales no-potables con el sistema de agua potable. Ejemplos de esto se dan de tubería a tubería entre dos sistemas si no existen las válvulas de control adecuadas o si un extremo de una tubería de agua potable está sumergido en una sustancia contaminada.

La conexión cruzada se da principalmente por el fenómeno físico de contraflujo. Se conoce como contraflujo o contracorriente, (en inglés “backflow”) al flujo no deseado de un líquido, gas o sustancia que se mueve en dirección contraria al flujo planeado en un sistema de agua potable, pudiendo ser éste una sustancia altamente tóxica que incluso llegue a la fuente del abastecimiento.

Hay dos formas en que ocurre un contraflujo, de acuerdo al origen del fenómeno físico: por retrosifonaje (en inglés “backsiphonage”) o por contrapresión (“backpressure”)

  1. Por Retrosifonaje: es el contraflujo causado por la presión negativa (o vacío) en la tubería de distribución en agua potable, succionando la sustancia contaminante debido a la diferencia de presiones. Por ejemplo: Una ruptura en la línea de agua potable causa la baja en su presión y absorbe el flujo de otra línea contaminante.
  1. Por Contrapresión: es el contraflujo causado por un incremento de la presión aguas abajo del sistema de tubería, revirtiendo la dirección del flujo que muchas veces ya ha estado en contacto con alguna sustancia no potable.

En ambos casos, la contaminación se da justamente por el retorno de la sustancia contaminada a lo largo del sistema, pudiendo llegar a las líneas principales de conducción y distribuyéndose posteriormente a otras secundarias.

¿Cómo entonces evitar esta conexión cruzada y contraflujos? Existen diferentes tecnologías que se pueden evaluar de acuerdo a la aplicación, distribución del sistema y el riesgo de las condiciones.

Hay dos enfoques de tecnología según la protección que ofrecen:

  • Aislar: protege el suministro de agua del usuario en el punto de uso.
  • Contener: protege el suministro público en el punto del medidor.

Tomar medidas en ambos enfoques garantiza un mejor control.

Para más información sobre contaminación cruzada recomendamos leer el Manual de la EPA, cuya versión se consigue solamente en inglés, a través del siguiente link:

http://www.epa.gov/safewater/pdfs/crossconnection/crossconnection.pdf

También sugerimos conocer la oferta de productos de marcas como la empresa WATTS en sus líneas de “Backflow Prevention”, que pueden seguir a través del siguiente link:

http://www.watts.com/backflowprevention

Este material puede ser muy útil para prevenir enfermedades, e inclusive la muerte, a causa de un mal diseño de sistema de agua potable o una falta de prevención en el uso de tecnología de protección.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *